jueves, mayo 17, 2012

Gloriosos finados (I)

La muerte de un personaje siempre ha sido algo especial, aunque en los ultimos tiempos hay un verdadero abuso de este tema, tanto como que ha sido parte del éxito de una serie de televisión (lost-Perdidos), y tambien el recurso de los mediocres: vamos a anunciar que en el número tal uno de los personajes morirá...y no me refiero a la tía May de Peter Parker.
Tan desagradable como matar personajes al tun-tun son las resurrecciones al tun-tun...si está muertos, pues por coherencia, que descansen en paz.
Bueno. hoy quiero destacar la muerte de un personaje secundario en los Vengadores (que están de moda con eso de la película), un personaje quizás secundario con poderes chunguillos, nada mas que una espada que lanza rayos. Pero a mí era un personaje que siempre me había caido simpático, por un lado era muy chuletilla, tenía unas buenas interacciones con Ojo de Halcón, y lo que es mas importante, para jugar a ser el Espadachín, con cualquier cosa que pudiese asemejarse remotamente a una espada servía (especialmente las reglas de 50 cm de dibujo).
Pues nada, después de ser brevemente uno de los primeros Vengadores, y después de mucho tiempo combatiendolos, nuestro personaje se une de nuevo al grupo de superhéroes y poco después, de forma, un tanto precipitada, cae más o menos gloriosamente durante la mítica saga de la Madonna Espacial, apenas llorado por sus compañeros.

3 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Pero es que aquella era una época en la que una muerte era una muerte, con toda la carga emocional que conllevaba... Hoy en día nadie se cree nada, por más efectos impactantes y emotivos que quieran meterle, porque todo el mundo sabe que en unos meses o un año el personaje volverá a la carga con alguna resurrección absurda sacada de la chistera.

Esa, al menos desde mi modo de ver, es una de las mayores diferencias entre los cómics de la Silver y la Bronze Age y los actuales.

Saludos.

Allerastur dijo...

Unos llegan y otros se van, es la ley del mercado. El papel todo lo soporta y si además es ficción...
¡¡¡Viva el Príncipe Valiente!!! y los que saben envejecer con el poso del tiempo, pasando el testigo a las nuevas generaciones. Pero sin renunciar a las demás historietas menos realistas.

PAblo dijo...

La verdad es que la muerte del Espadachín ha caído por desgracia en el olvido más absoluto y eso que, durante mucho tiempo, fue la única de un vengador.

(Bueno, casi mejor no la reivindicamos porque lo mismo cogen y resucitan al personaje).

Impacientes Saludos.

PAblo.