viernes, marzo 26, 2010

Strong (y3)



4 comentarios:

Alfons Moliné dijo...

Ante todo, un millón de gracias por rememorar a Strong, uno de los tebeos clave de mis años mozos y del cual aún conservo con cariño la colección completa. Por cierto, una leve correción a la 2ª entrada dedicada a esta revista: "La señora Adolfina" no era una serie de historias cortas, sino que originalmente era una historia larga de "continuará"... aquí "disfrazada" de serie de episodios cortos, ya que la redacción de Strong la dividió por capítulos poniendo la palabra "fin" en cada uno para hacer creer al lector que se trataba de una serie de historias completas -aunque con una hilación argumental entre ellas- en vez de una aventura larga. Ello se debe, creo, a la poca aceptación que supuestamente el lector español de tebeos ha tenido desde siempre a las historietas de "continuará", prefiendo los episodios autoconclusivos. Lo mismo hicieron los de Strong con "Ultrasón pierde el norte": cogieron una aventura larga y la dividieron en episodios, cada uno con un título unitario, poniendo la palabra “fin” en la última viñeta de cada uno.

Blueberry dijo...

Cierto es, tambien en la historia de "Espirú" de "Las miniaturas", ponen fin en cada episodio. Esa no era la única cautela de la redacción de Strong, tambien evitaban las series de dibujo realista.
Gracias, Alfons por tus comentarios, y sigamos por ahora con los ejemplares del Chio.

Emilio Aurelio dijo...

Como vtantas otras veces, Strong no se distribuía en Huelva, así que ni idea de esta revista hasta que cerró y la ofrecieron durante un verano como regalo junto a no se que marca de magdalenas. Os aseguro que no he vuelto a comer tantas magdalenas como durante aquel verano. Por desgracia, y como tantas veces, cuando acabó el verano los tebeos dsaparecieron como por arte de magia.

Recuerdo un par de vejetes mal humorados que me encantaban.

jose luis harmonies dijo...

Gracias, Blueberry. Alfons, al fin me ha quedado claro lo de la señora Adolfina, pues en el anterior post Blueberry decía que eran historias cortas, y yo que no, que no puede ser, que es una larga.