sábado, junio 21, 2008

Volviendo a Leer: Los Compañeros del Crepúsculo

Cien años, dicen, duró esta guerra...Nada la diferencia de las que la precedieron, ni tampoco que las que se desencadenaron después...Como el pedrisco o la peste, llega la guerra cuando menos se la espera. Por lo general cuando las espigas están granadas y las mozas de buen ver... La Serie de "los Compañeros del Crepúsculo", es la segunda saga de François Bourgeon de corte histórico. Publicada desde 1.983 a 1.990 (en España de 1.986 a 1.990) en tres volumenes: Le sortilège du bois des brumes (1.983) traducida como El Sortilegio del Bosque de las Brumas, Les yeux d'étain de la ville glauque (1.986) aquí titulada "El Eclipse Azul", y la conclusión, en un impresionante volumen, obra maestra indiscutible del comic moderno: Le dernier chant des Malaterre (1.990) El último Canto de los Malaterre. Esta saga, se va a caracterizar, por una minuciosa documentación, junto con un detallado dibujo, una ambientación histórica verdaderamente exquisita, y una serie de personajes, destacando sobre todo los femeninos, absolutamente geniales en su caracterización, sin olvidar al inolvidable trágico personaje del caballero sin rostro, que sobresale por encima de los demás.
Marieta, la Bermeja, es la protagonista de la serie, una joven asilvestrada que vive en el bosque con su abuela, recogiendo hierbas y practicando algo de brujería y de ancestrales ritos paganos, lo que va a hacer que los lugareños le llamen tambien, la Bruja y la Zorruna. En las distintas aventuras de Los Compañeros, Marieta la Bermeja será la que cultive las amistades mas interesantes, y en algunas ocasiones será el detonante para que se dispare la acción.
Aniceto, el escudero, no es mas que un patán, y un chulo de la villa cercana a los bosques donde habita la Bermeja. De carácter egoista, a diferencia con sus compañeros, no tiene que saldar cuentas con la muerte (la Fuerza Negra) pues no tiene remordimientos. Está mas interesado en la entrepierna de la Bermeja o de la primera moza que se le ponga a tiro.
El tercero de los Compañeros, es el Caballero sin Rostro, un trágico personaje, de oscuro y siniestro pasado, que lleva los colores de las fuerzas roja y Blanca en su blasón frente a la fuerza negra. De cualquier forma, la oposición de los diferentes colores determinará distintos significados a lo largo del relato.
En el primer libro, El Sortilegio del Bosque de las Brumas, es cuando Marieta y Aniceto encuntran al Caballero, y las circunstancias que hacen que se vean obligados a acompañarle en su aventura. Sin tener aún un destino meditado, atraviesan el Bosque de las Brumas, donde se ven sometidos a una prueba poder salir de allí. Esa parte de la aventura sucede de forma que en ningún momento, nuestros protagonistas puedan saber si los hechos son reales o producto de la fantasía onírica de uno de ellos.
En el segundo volumen, titulado, El Eclipse Azul, los Compañeros tratan de cerrar el círculo para acabar con los siniestros Dhuards mediante la tradición de una serie de coplas paganas que se han transmitido a lo largo de los tiempos. Para ello deben encontrar a la Dama Blanca que duerme en el interior de la Ciudad Glauca.

El tercer y último título de la serie, El Último canto de los Malaterre, es un prodigio del detalle, una obra meastra, y el único de la serie que está a la altura de Las Aventuras de Isa. La acción nos lleva a la Ciudad fortificada de Montroy, donde vamos a asistir a la presentación de los personajes de ésta larga aventura: Jacques el Peregrino, Un misterioso personaje vestido de mago, Fray Jean y su novicio Aymon, los comediantes Gerson, Luce y Anais con el oso Martín, las hermanas Malaterre y su trágico destino, Noal de la Torneirie.
Primero hay una serie de asesinatos presumiblemente producidos por un hombre lobo, el trabajo de Bermeja en los baños, y la inexorable llamada del castillo a el caballero sin rostro. Y de ahí a las damas Malaterre: Blanche, Carmine y Neirelle (la fuerza blanca roja y negra).
.
La ilustración que pertenece al último album de la serie, nos muestra a su protagonista, Marieta la Bermeja, con la piedra de estelión que le dá Yuma en el episodio anterior.